Investigación

Reisgo político en Latinoamérica

Enero 3, 2019
| México

dos hombres conversando en pasos fuera del edificio

El riesgo político es un factor clave al momento de tomar decisiones de negocio en mercados emergentes. De acuerdo a una prestigiosa universidad europea se define como “la incertidumbre asociada al rendimiento de la inversión al negociar con empresas, instituciones y gobiernos de cada país, debido a la posibilidad de quebrantos patrimoniales por parte de la actuación gubernamental, fuerzas políticas internas, o riesgos vecinos que afecten a la zona”.

En Latinoamérica se ha convertido un tema que da de que hablar, sobre todo en años electoral.

Según datos de una importante consultora en gestión de riesgos financieros, el aumento de riesgo político en Brasil y México, potencias económicas en de la región, podrían ralentizar el crecimiento económico bajando las expectativas del 2.4% pronosticado para 2018.

Venezuela es el país donde este impacto ha sido más evidente en toda América Latina, generando protestas cada vez más violentas, fugas de capital millonarias, reducción de la capacidad productiva, dando como origen a la que muchos consideran la peor crisis de la historia de este país.

En Argentina, en tanto, se ha hablado también del tema político este año, presentando grandes riesgos debido a que se necesita combatir la gran inflación que se tiene y generar un crecimiento sostenible.

Las crecientes preocupaciones geopolíticas están causando un aumento en las exposiciones de riesgo político y de acuerdo a nuestras cifras, el 55% de las organizaciones globales con ingresos superiores a mil millones de dólares han experimentado, al menos, una pérdida de riesgo político que exceda los 100 millones de dólares en valor.

Willis Towers Watson dice:

De acuerdo con datos de nuestro reciente estudio de 2018 Political Risk Index, para el 60% de las organizaciones globales, los niveles de riesgo político a nivel mundial se han incrementado desde el año pasado, y, en consecuencia, casi el 70% de las empresas ha reducido sus operaciones en un país, como resultado de preocupaciones o pérdidas.

Los mercados tradicionales de seguros se están expandiendo para cubrir mejor estos riesgos emergentes, pero en muchos casos esto no es suficiente; por ejemplo, la interrupción de negocio en su mayoría no está cubierta.

Es por ello que se recomienda contar con una asesoría por parte de un experto para saber a qué problemas se encuentran expuestas las operaciones del negocio en determinada región y poder adquirir mejores servicios para mitigar y transferir el riesgo.