Skip to main content
Publicación en el blog

Temporada de Vientos en la Ciudad de México

Casualty|Risk & Analytics|Environmental
N/A

Febrero 21, 2020

El mantenimiento adecuado y frecuente a los elementos expuestos en la temporada de vientos es determinante para reducir los daños que se generen por la acción del viento, siendo decisión de cada empresa el tipo que se llevará a cabo, según las exposiciones.

‘Febrero loco y marzo otro poco’

Es bien conocido el dicho debido a que en este período se presentan ráfagas de viento que en ocasiones pueden causar daños a construcciones y a bienes que se encuentran a la intemperie.

La presión del viento es fundamental en la deformación que sufren las edificaciones y depende de la velocidad y la trayectoria del mismo. Si existieran salientes (aleros) en los techos, estas influirían en los cambios de presión que se presentan como elementos de deformación.

En meteorología se denomina viento al “movimiento del aire paralelo a la superficie terrestre”; en cambio, los movimientos de las masas de aire en otras direcciones se denominan corrientes de aire.

¿Estás preparado para la temporada de viento?

¿Qué medidas puedo tomar para reducir el riesgo de sufrir daños en mis bienes?

Techos:

Los techos metálicos de las naves industriales deben de ser revisados con frecuencia para detectar posibles daños o desgastes que se van generando a lo largo del tiempo. Es muy necesaria la supervisión de las inspecciones que se realizan, debiendo tener una bitácora sobre los trabajos realizados.

Helena, la última borrasca registrada azotó Galicia con rachas de viento de hasta 90 kilómetros por hora y dejó más de 350 incidencias

Árboles:

Es recomendable que se dé mantenimiento a los árboles, especialmente a aquellos que cuenten con edades avanzadas por el riesgo que presentan las ramas y la condición de las raíces. No solo se pueden romper ramas que dañen a estructuras, vehículos o personas, también se dan casos de árboles arrancados del suelo por el viento. Las acciones para reducir los riesgo incluyen el retiro de ramas secas, podas frecuentes y, si hay árboles enfermos, talarlos si no hubiera otro remedio.

Fuertes ráfagas de 80 kilómetros por hora provocaron caídas de árboles, ramas y postes. Se denunciaron más de sesenta casos, en Rosario.

Equipos en techos:

Entre muchos otros, se encuentran los equipos de aire acondicionado, antenas, apartarrayos, colectores solares (electricidad y agua) que están expuestos a ser dañados por vientos. Los anclajes y los tensores deben de mantenerse en buenas condiciones; si las antenas se encuentran fijas al techo, puede dañarse la membrana o recubrimiento e incluso las paredes del edificio. El reemplazo de elementos dañados por óxido es necesario.

La estructura que soporta el tanque no dio a basto con las fuertes ráfagas de casi 80 km/h.

Anuncios espectaculares y luminosos:

Todos los espectaculares ofrecen resistencia al viento, pudiendo ser derribados si la estructura de soporte o los anclajes llegaran a fallar, causando daños a nuestros propios bienes o a terceros.

Un usuario de Youtube, logró captar el momento con su cámara, en donde se aprecia que el mal estado de la estructura, sumado a la gran cantidad de aire, resultaron en la inminente caída del anuncio sobre dos vehículos que circulaban en el municipio de Metepec, Estado de México.

Ante estos posibles daños, hay medidas que se pueden tomar para reducirlos.

Mantenimiento de equipos de techo

El mantenimiento regular es importante para reducir la probabilidad de daño al techo durante un evento de vientos fuertes, como un huracán. El mantenimiento regular es especialmente crucial cuando originalmente no se usó equipo resistente a la corrosión recomendado en FEMA P-424.

  • Programe el mantenimiento regular del techo y de los equipos montados en el techo.
  • Realice el mantenimiento antes y después de un evento de vientos fuertes.
  • Después de un evento, ordene una inspección del edificio por parte de un inspector profesional.

Tareas de mantenimiento

  • Elimine cualquier escombro que esté en drenajes, desagües y canaletas del techo.
  • Aleje los objetos sueltos, como cubetas, madera y planchas de metal, del techo.
  • Limpie los escombros de los conductos de ventilación, rejillas y persianas, y asegúrese de que estén sujetadas firmemente.
  • Verifique que no haya piezas corroídas en el equipo y repare con el revestimiento de protección adecuado. Sustitúyalas de ser necesario.
  • Revise los amarres de los equipos y asegúrese de que todos estén en buen estado.

- Ajuste los amarres sueltos. Remplácelos de ser necesario.

- Verifique que los amarres no estén corroídos y que tengan el revestimiento protector intacto. Cambie los amarres que presenten un desgaste del revestimiento. Los sujetadores corroídos pueden fallar en un evento de vientos fuertes.

- Use amarres de metal no ferroso donde la corrosión sea un problema. Si no hay disponibles, o si la corrosión no es problema, use acero inoxidable o con revestimiento galvanizado en caliente G-90, como mínimo.

  • Verifique que las bases o tapajuntas metálicos no estén corroídas. Aplique un revestimiento protector o cambie las bases o tapajuntas si fuera necesario.
  • Si se usan amarres para fijar el equipo al techo, asegúrese de que estén bien tensados y en buen estado.
  • Verifique si hay áreas de posibles fugas en el techo y séllelas. Si hay señales de fugas anteriores, verifique si la parte está podrida y realice las reparaciones necesarias.

Mapa de riesgo por Viento, según la Reaseguradora Swiss Re

La Zona Metropolitana de la Ciudad de México está afectada por veloces vientos que pueden fluctuar entre 30 y 50 m/seg.
Contact Us