Artículo

Willis Towers Watson es un perfecto compañero de viaje

Septiembre 24, 2018
| España

(P) Nueva Pescanova se reinventa en 2015 con un proyecto ilusionante. ¿Cómo se equilibran pasado y futuro en la compañía?

(R) En el Grupo Nueva Pescanova estamos viviendo un momento continuo de reinvención en todos los aspectos con la mirada puesta en el futuro y en nuestro máximo objetivo de llevar la frescura del mar a la mesa del consumidor.

Es cierto que existe un pasado, y es muy importante no perderlo de vista, porque se hicieron muchas cosas bien: la estrategia de diversificación de orígenes, la marca, Rodolfo, el capitán…Todo ese pasado es parte de nuestro ADN. Con ese pasado estamos intentando crear un futuro mejor.

En esta nueva etapa hemos recuperado el compromiso y la apuesta por la innovación, siempre al servicio del consumidor. Solo el año pasado lanzamos al mercado más de 20 nuevos productos innovadores, entrando además en el segmento del refrigerado. Y este es justo el camino que queremos seguir, queremos seguir sorprendiendo al consumidor con innovación y buen hacer.

(P)  El informe 2017 de Alimarket sobre el sector habla de “un contexto de disminución de capturas, subida de los precios de la materia prima, incremento de la demanda a nivel mundial y un consumo interno que no acaba de despegar”. ¿Está usted de acuerdo?

(R) Según la información de la FAO, las capturas no están reduciéndose en volumen. Si bien es cierto que su peso relativo sobre el consumo total de productos del mar es cada vez menor.
Esto es debido a que la demanda crece y no se puede pescar más, de modo que la proteína marina está aumentando a través de la acuicultura. Por otro lado, el precio de la materia prima sí está incrementándose.

Es verdad que el gran consumo no acaba de despegar, pero nosotras tenemos una ventaja enorme sobre otros productos. Somos una proteína sana que se demanda cada vez más. En Nueva Pescanova seguimos innovando y desarrollando nuevos productos del mar para alcanzar más ocasiones del consumo.

(P)  El objetivo del Plan Estratégico 2016-2020 de Nueva Pescanova, respaldado por una ampliación de capital de 135 millones, es que “la empresa vuelva a ser referente mundial de la pesca, cultivo, transformación y comercialización de los productos del mar”. ¿Qué balance hace de la progresión de este plan?

(R) El balance no puede ser más que positivo. Por primera vez hemos obtenido beneficios, adelantándonos un año a las previsiones del Plan Estratégico 2020. Hemos finalizado el año 2017 con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 80 millones de euros, un 18% más que el año anterior; y la cifra de ventas ascendió a 1.081 euros, frente a los 1.060 millones de 2016. Unos datos que reflejan la fortaleza del Grupo gracias a la ampliación de capital y garantizando los recursos necesarios para seguir creciendo.

Además, hemos comenzado la construcción en Vigo del primero de los siete nuevos barcos para Namibia y Mozambique, con los que renovaremos nuestra flota hasta 2020.

Aún tenemos que trabajar, pero los resultados que vamos obteniendo nos están diciendo que vamos por el buen camino, y eso es una inyección de moral y de fuerza tremenda.

(P) ¿Qué papel desempeña la gestión de riesgos dentro de la estrategia de la compañía?

(R) Es crítica. Uno de los primeros trabajos que se realizó en Nueva Pescanova fue justamente desarrollar un mapa de riesgos del Grupo. Lógicamente en ese ejercicio surgen riesgos de todo tipo: estratégicos, financieros, operacionales…Nuestro Grupo es una “rara avis” dentro del sector, por su nivel de integración y su penetración con la marca, y supone que estamos más expuestos que otros competidores.

Es muy difícil hacer solo el camino de la gestión de riesgos. Es necesario un acompañante que sea experto, con conocimiento local y presencia global”.

Uno de los principales que surgieron del estudio fue el riesgo país. Estamos presentes en países con alta inestabilidad política, con fluctuación de divisa, inflación, riesgos derivados de cambios climatológicos, riesgos ciber, de control interno y procesos…Son muchos y muy variopintos, por lo que una correcta definición y gestión es necesaria y ha de ser, además, sostenible a lo largo del tiempo.

(P) ¿Cómo definiría la filosofía de Nueva Pescanova en esta materia?

(R) Somos prudentes y conservadores con los riesgos. Intentamos identificarlos todos, medir su potencial impacto y la probabilidad de su ocurrencia, y con esos datos los mitigamos con diferentes estrategias, ya sea contratando un seguro, buscando coberturas de riesgo naturales, aplicando medidas internas para mejorar controles…Al medir el potencial impacto y la probabilidad, somos capaces de priorizar aquellos riesgos que más nos preocupan y darles solución lo antes posible, para minimizar tanto el impacto como su probabilidad de ocurrencia.

(P) Las cifras que os definen son impresionantes: más de 11.000 empleados en cuatro continentes, 72 buques faenando en el hemisferio sur, 1.081Meuros de cifra de negocios (en 2017), venta en 80 países de 5 continentes… ¿Cómo influyen estas coordenadas en la política de gestión de riesgos?

(R) Esta presencia internacional tan extendida y, sobre todo, en negocios tan diferentes como son el cultivo, la pesca, la fabricación y la comercialización, supone que el Grupo dedique muchos recursos a su gestión de riesgos.

Una presencia como la que tenemos nos obliga no solo a identificar los que afectan al Grupo en su conjunto, sino a desarrollar un ejercicio similar en los diferentes países donde estamos presentes. Hemos de estar seguros de que cumplimos también con las legislaciones locales a nivel de normativa medioambiental, legal, penal, de seguridad alimentaria, regulaciones sectoriales…Se necesita un conocimiento local de cada país, y contar con expertos que nos apoyen en este sentido.

Para ello contamos con asesores o brokers con presencia internacional, como Willis Towers Watson, que nos acompañan y apoyan durante el proceso de detección de riesgos y su consiguiente plan de mitigación.

(P) ¿Qué papel juega el asesoramiento a la hora de que esta gestión se desarrolles con éxito?

(R) El asesoramiento es crucial porque muchas veces, desde la distancia y con legislaciones tan distintas, nos olvidamos de todos los riesgos que pueden surgir en nuestras filiales. Es muy difícil hacer solo el camino de su gestión. Es necesario un acompañante que sea experto, que tenga conocimiento local y presencia global.

(P) En qué ámbitos les está prestando apoyo Willis Towers Watson?

(R) Willis Towers Watson es uno de nuestros principales brokers de seguros y asesores en materia de riesgos. La firma ha realizado durante los últimos años diversos trabajos para nosotros: desde la elaboración de un mapa de riesgos del Grupo, a la asistencia en materia de seguros y coberturas, el apoyo en procesos de auditoría de instalaciones, análisis de riesgos infra aseguradoras…

(P) ¿Qué es lo que más valoran de ese apoyo?

(R) Willis Towers Watson es un perfecto compañero de viaje. Tiene la capacidad de ofrecer cobertura global, pero con una atención muy personalizada, y sobre todo con muchísima agilidad en la reacción y búsqueda de soluciones, lo cual es muy necesario para un mundo tan cambiante y demandante.

(P) En definitiva, ¿soplan buenos vientos para Nueva Pescanova?

(R) Además de que el viento se ponga a favor, hace falta mucho trabajo, un equipo comprometido y dedicación, y en el Grupo Nueva Pescanova tenemos la suerte de contar con grandes profesionales que están siendo la fuerza y la energía que empuja nuestro barco.