Artículo

¿Cuál es la edad de jubilación?

Marzo 2018
| España

La última reforma de las pensiones de jubilación, en 2013, trajo cambios importantes en el sistema. Muchos de ellos están relacionados con la edad a la que se puede acceder a dicha pensión y con los años que es necesario cotizar para recibirla. Nos suena lo de la jubilación a los 67, pero, hoy por hoy, ¿cuál es la edad de jubilación real en España? ¿Y cómo se espera que cambie a lo largo de los próximos años?

El panorama actual

En diciembre de 2017, se dieron de alta en el sistema de pensiones de jubilación casi 15.000 personas. Son los últimos datos publicados por la Seguridad Social. De estas altas, alrededor de un 42% se correspondían a trabajadores menores de 65 años. De hecho, la edad media de jubilación en el último mes de 2017 fue de 64,3 años.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, España es uno de los países del mundo cuya población envejecerá más en los próximos años. La OCDE llama la atención sobre la tasa de dependencia, la relación entre los habitantes mayores de 65 años y la población activa, la cual crecerá hasta el 66% durante los próximos 30 años. En la actualidad es del 30%. Esto quiere decir que la tendencia es que, a la larga, haya más pensionistas y menos trabajadores que coticen a la Seguridad Social.

Por otro lado, la pensión inicial es, de media, de un 81.9% de nuestro último salario, lo que se conoce como la tasa de sustitución. Según la OCDE, en España es muy superior a la media de los países de la organización (57.9%) y las perspectivas inmediatas no indican que esta tasa se vaya a reducir. Estos datos señalan el desequilibrio existente en el sistema de jubilación, un desequilibrio que las reformas actuales (y futuras) intentarán corregir.

Los cambios destacados en la edad de jubilación

La jubilación ya no es obligatoria y, además, se ha intentado incentivar la llamada política del envejecimiento activo

Tras la aprobación de la última normativa de la Ley 27/2011 de reforma de las pensiones, que entró en vigor en enero de 2013, se han ido aplicando una serie de cambios en la edad de jubilación. Además, en los próximos años el sistema irá evolucionando de forma gradual para intentar hacer frente a los desafíos que presenta el cambio poblacional.

  • La jubilación ya no es obligatoria. Antes de la reforma de 2013, los trabajadores estaban obligados a jubilarse cuando alcanzaban la edad estipulada, salvo algunas excepciones. Ahora, la jubilación no es obligatoria. Además, se ha intentado incentivar la llamada política del envejecimiento activo, fomentando que el trabajador siga en activo una vez superada la edad ordinaria de jubilación.
  • El incremento de la edad de jubilación. Aunque con excepciones, la llamada edad de jubilación ordinaria se irá retrasando hasta alcanzar los 67 años a partir de 2027. Eso sí, se mantiene en 65 años para aquellos trabajadores que acumulen un mínimo de 38,5 años cotizados. Además, para tener derecho al 100% de la pensión, los años de cotización pasan de 35 a 37. La pensión máxima que un pensionista puede percibir en 2018 es de 36.121,82 euros anuales brutos.

La reforma de las jubilaciones anticipadas

La nueva normativa introduce también cambios en el acceso a la jubilación anticipada dentro de dos modalidades: el cese en el trabajo por causa no imputable al trabajador y otra voluntaria, bajo ciertas condiciones.

  • Jubilación forzosa. El trabajador deberá tener una edad inferior, como máximo, a cuatro años respecto a la edad de jubilación en el momento de la jubilación. Además, deberá contar con 33 años de cotización efectiva y el cese del trabajo deberá ser consecuencia de una reestructuración de la empresa. En este caso, se aplicarán una serie de coeficientes reductores, es decir, se reducirá la cuantía de la pensión. Dichos coeficientes se aplican en función de los trimestres que le falten al trabajador para alcanzar la edad ordinaria de jubilación.
    • Menos de 38 años y 6 meses cotizados, se reduce un 1,875% por trimestre
    • Más de 38 años y 6 meses y menos de 41 años y 6 meses cotizados, un 1,750%
    • Más de 41 años y 6 meses y menos de 44 años y 6 meses cotizados, un 1,625%
    • Igual o más de 44 años y 6 meses cotizados, un 1,5%
  • Jubilación voluntaria. Aunque el esquema funciona de forma similar al punto anterior, cambian las condiciones y los coeficientes reductores. Como máximo se pueden tener dos años menos que la edad ordinaria de jubilación y se deben contar con 35 años cotizados. Los coeficientes de reducción se aplican también por trimestre y son los siguientes.
    • Menos de 38 años y 6 meses cotizados, un 2%
    • Más de 38 años y 6 meses y menos de 41 años y 6 meses cotizados, un 1,875%
    • Más de 41 años y 6 meses y menos de 44 años y 6 meses cotizados, un 1,750%
    • Igual o más de 44 años y 6 meses, un 1,625%

¿Y qué pasa si no me jubilo?

La nueva normativa también contempla los supuestos en los que el trabajador no quiera abandonar el mercado laboral. Para ello, se puede retrasar la edad de jubilación (con una serie de recompensas sobre la cuantía de la pensión) o acceder a una jubilación parcial.

  • La jubilación demorada. Una vez superada la edad ordinaria de jubilación, el trabajador puede continuar trabajando. En este caso, su pensión (una vez que acceda a ella) se incrementará un 2% por cada año más completo de cotización si se tenían cotizados hasta 25 años; un 2,75% más, si ya se hubieran cotizado de 26 a 37 años y un 4% adicional para más de 37 años cotizados. Eso sí, la pensión final nunca podrá superar la cuantía máxima ni se sumarán incrementos más allá de los 70 años.
  • La jubilación parcial o jubilación activa. El trabajador podrá acceder a la mitad de la pensión por jubilación y seguir trabajando con una reducción de jornada de entre el 25% y el 50%.