Ir al contenido principal
Servicio Service

Bienestar social

Ayudamos a crear estrategias para potenciar el valor empresarial del bienestar social.

En los momentos de mayor aislamiento y soledad, nos damos cuenta de la importancia de nuestras relaciones con los demás. Durante el último año, el contacto social se ha descubierto como piedra angular de nuestro bienestar, tanto en el entorno privado como en el profesional. En la empresa, a medida que cambia la concepción del wellbeing, el bienestar social ha pasado de ser el gran olvidado a convertirse en catalizador del resto de programas.

¿Qué es el bienestar social?

Sentirse parte del equipo, confiar en los compañeros o percibir que el trabajo propio aporta valor a la organización, se tiene en cuenta y es apreciado, son aspectos clave en el día a día del entorno laboral. Las cuatro dimensiones del bienestar (físico, emocional, financiero y social) se relacionan entre sí, pero en ninguno de estos pilares la relación bidireccional es tan evidente como en el bienestar social.

Los trabajadores con mejor salud física, mental y económica tienden a participar más del entorno social de la empresa. Al mismo tiempo, los empleados con mayores niveles de bienestar social están más comprometidos, tienen un mejor rendimiento y disfrutan de mayor equilibrio físico y mental. Las personas que están bien socialmente suelen participar con más asiduidad en las actividades organizadas por la empresa, lo cual influye en su integración, en su salud mental y en su bienestar emocional.

Tanto en entornos laborales en los que existe contacto directo como en escenarios de teletrabajo, el bienestar social de cada empleado pasa por:

  • Entender el valor de la red social.
  • Trabajar para reforzar las relaciones.
  • Disponer de herramientas y recursos para resolver posibles conflictos.
  • Participar de los proyectos de la organización que nos aportan valor.
Nuestro enfoque integral incorpora todas las dimensiones del bienestar de los empleados: físico, emocional, financiero y social.
Nuestro enfoque integral incorpora todas las dimensiones del bienestar de los empleados: físico, emocional, financiero y social.
Con nuestra solución podrás: integrar tus objetivos en bienestar y medirlos y contar con nuestro soporte y tecnología.

Importancia del bienestar social

Existen muchas formas de hacer que una persona se sienta apreciada, pero la más directa es el reconocimiento de nuestro entorno social. Contar con redes de soporte que nos permitan desarrollar un futuro profesional exitoso sacando lo mejor de nosotros, tener compañeros de trabajo que valoren nuestro desempeño, con los que poder compartir los éxitos laborales y afrontar los tropiezos, es la mejor forma de cimentar el sentimiento de pertenencia a una organización, la motivación y, como consecuencia, la productividad, el compromiso y la retención del talento.

Además, el bienestar social influye directamente en la consideración que cada empleado tiene de sí mismo y de su encaje en la empresa. Es decir, influye con fuerza en la autoestima y en el compromiso de cada trabajador. A su vez, existe una relación directa entre niveles altos de autoestima y compromiso y menores niveles de estrés, tanto emocional como financiero, y mayor bienestar físico.

¿De qué depende el bienestar social?

Sentirse conectado al entorno y a la organización depende de muchos factores más allá de tener buenos compañeros o participar de las actividades que organiza la empresa. El bienestar social pasa también por trabajar la inclusión, la equidad, cuidar la dignidad de las personas y terminar con las prácticas que la menoscaban en el entorno laboral (como el acoso o la discriminación).

Además, para reforzar el bienestar social en la empresa es necesario respetar la diversidad y la integración, lograr que los empleados se identifiquen con los valores corporativos y contar con estrategias y herramientas para reconocer el trabajo de cada uno mediante salarios y beneficios adecuados y adaptados a las necesidades de los diferentes colectivos de trabajadores. Para ello, es clave contar con líderes capacitados, conscientes de la importancia del wellbeing social, que apuesten por entornos laborales sanos e inclusivos y con habilidades robustas de comunicación.

Tres ejemplos de cómo mejorar el bienestar social

Nuestro entorno social nos protege ante imprevistos, nos impulsa para superar cualquier obstáculo y nos otorga equilibrio y tranquilidad emocional. En la esfera personal, somos capaces de elegir cómo y con quién nos relacionamos, pero en el entorno laboral esas tareas recaen, en gran medida, en la empresa. ¿Cómo puede una organización reforzar el bienestar social de sus empleados?

  1. 01

    La inclusión y la importancia de las metas

    La presencia de metas claras, con las que cada empleado está comprometido, tiene un impacto directo en su motivación y su productividad. La cultura corporativa conforma la base sobre la que se construye este sentido de pertenencia y de cercanía a una empresa. Por ello, es fundamental crear una cultura basada en el respeto a la diversidad y centrada en la inclusión que se traduzca en planes concretos (como ofrecer oportunidades de desarrollo y crecimiento claras, el dar representatividad, voz y visibilidad a todos los colectivos o reducir las brechas salariales y las inequidades en el trabajo) y que esté bien comunicada.

  2. 02

    Estar conectado con los mejores

    Muchos aspectos de las relaciones sociales en el entorno laboral se escapan al control del individuo. La organización debe buscar que cada empleado esté en contacto con aquellos con los que comparte intereses y existan oportunidades de desarrollar proyectos voluntarios y de reconocimiento social. Además, el bienestar social de los empleados aumenta si sienten que están conectados con los mejores líderes, por lo que la formación y el apoyo a la estructura de gestión es también importante.

  3. 03

    Sentirse parte de una gran empresa

    El sentimiento de pertenencia es clave en el bienestar social: pertenecer a una familia, a un grupo de amigos, a un buen equipo de trabajo y, también, a una gran empresa. Así, la imagen de la propia organización y cómo esta se relaciona con sus empleados es también una herramienta para mejorar el wellbeing social.

    Apostar por que los trabajadores puedan conciliar su vida profesional y personal, reforzar las oportunidades de formación, reciclaje y crecimiento, o asegurar que cada trabajador ocupa el rol en el que mejor se desempeña son también maneras de reforzar el bienestar social y el compromiso de los empleados.

Ayudamos a crear estrategias para potenciar el valor empresarial del bienestar social

La cultura, la visión y el propósito de la empresa son claves a la hora de construir una estrategia de wellbeing adecuada, que no deje a un lado el bienestar social y procure una experiencia de empleado satisfactoria y positiva. Es precisamente por ahí por donde empieza nuestro enfoque de trabajo para ayudarte a potenciar el valor empresarial del bienestar. Tras un análisis de la situación a través de escuchar a los empleados y de entender los procesos relacionados con la gestión de personas, pasamos a definir objetivos claros de bienestar y los vinculamos con el propósito, la visión de la organización y la propuesta de valor al empleado.

Desde este punto de partida, te ayudamos a desarrollar estrategias y tácticas concretas para conectar a los empleados con su entorno laboral y personal, aumentar su compromiso y motivación y lograr que estos se sientan parte de la organización, permitiéndoles obtener la mejor versión de sí mismos en el trabajo y ser altamente productivos.

Bienestar integral

¿Quieres saber más sobre nuestra solución integral de bienestar organizacional?

Te ayudamos a crear estrategias para potenciar el valor empresarial del bienestar.


Soluciones Relacionadas

Servicios Relacionados

Contact Us