Skip to main content
Artículo

La política de Auto en tiempos de turbulencia económica

Tres consideraciones para impulsar el ahorro de costos

Compensation Strategy & Design|Executive Compensation
N/A

Por Lisa Grunditz | Marzo 18, 2021

Durante este período de pandemia de COVID-19, la Política de Auto está entre los programas más complejos de manejar para el área de RR. HH.

La preocupación inmediata podría ser que la flota actual se encuentre adecuadamente asegurada y mantenida, pero en estos momentos también puede ser el momento de reestructurar las políticas de beneficios para alinearlas tanto con los nuevos presupuestos como con las necesidades futuras del negocio.

A medida que las empresas buscan superar la crisis y buscan la manera de mantener su efectivo, una opción que no puede pasar por alto es revisar sus programas de política del automóvil y su efectividad en el futuro. La conciencia respecto a los costos ha sido prioritaria desde hace tiempo, y se espera que su importancia aumente después de la pandemia.

Para abordar el tema de la conciencia respecto a los costos, las empresas deberían considerar lo siguiente:

  1. 01

    Negociar con su actual proveedor de arrendamiento

    El primer aspecto que se debe considerar cuidadosamente durante estos tiempos de turbulencia es el cómo la flota vehicular en general se ve afectada por los cambios en la fuerza laboral, tanto a corto como a mediano plazo. Para evitar los costos relacionados con automóviles que no están siendo utilizados, se recomienda examinar las opciones para administrar los vehículos de empleados que han sido suspendidos o despedidos. Esto requerirá el llevar una negociación con compañías de arrendamiento con las cuales las empresas se encontrarán sujetas a los términos contractuales y niveles de flexibilidad previamente establecidos. También vale la pena estar atentos a posibles planes de seguros que puedan adaptarse a los vehículos que se encuentren en desuso en un largo plazo. Para las empresas en las que no se aprecie un efecto inmediato en el número de empleados, es preferible mantener una relación cercana y constante con las compañías de arrendamiento y los contratos que se tengan en curso. La pandemia de COVID-19 ha afectado drásticamente el suministro y entrega de vehículos nuevos; por lo tanto, las empresas deberán buscar maneras de optimizar el acceso a los vehículos que sean requeridos ya sea mediante la extensión de los arrendamientos con los que se cuenten en ese momento, o bien modificando los términos de arrendamientos futuros.

  2. 02

    Considere la opción del trabajo en casa

    De acuerdo con la Encuesta de Regreso a los Espacios de Trabajo 2020 realizada por Willis Towers Watson, se espera un aumento en la proporción del 7% al 22% en empleados de tiempo completo que trabajan desde sus casas post-COVID-19. Por lo tanto, lo necesario en términos de movilidad para la realización de las actividades laborales implica retos y una constante reinvención dado el contexto actual. La crisis ha orillado a las empresas a repensar y modificar la manera en la que deben llevar a cabo sus negocios y actividades. Al enfrentarse a una movilidad reducida, o incluso nula dependiendo de las circunstancias, las empresas han reconsiderado (o tendrán que reconsiderar) cuáles son las necesidades del negocio, lo cual puede influenciar en la elegibilidad y disponibilidad de beneficios de automóvil.

  3. 03

    Mantener la competitividad de la política de auto

    A menudo, y no únicamente en momentos como los actuales, las empresas se ven beneficiadas por los ahorros en los costos ligados a la disminución de la elegibilidad para estos beneficios; sin embargo, el entender como estos y otros cambios en las políticas afectan la habilidad de retener e incluso atraer nuevo talento en un futuro es una tarea primordial. El impacto emocional que puede tener un automóvil no puede ser descuidado. Existen muchos casos en los que una marca o modelo incorrecto de automóvil, o hasta una ausencia de este ha sido un factor decisivo en la contratación de empleados. El alinearse con las mejores prácticas de mercado, así como mantener la competitividad, ha sido uno de los principales objetivos para las empresas en todas las regiones, y es poco probable que desaparezcan a pesar de las circunstancias de la pandemia.

    En muchos países, los automóviles y asignaciones para automóviles son proporcionadas por las empresas para mejorar el salario, y este factor no puede ser ignorado. La eficiencia fiscal debe ser revisada en un nivel nacional. En algunos países es preferible el efectivo; en otros, es mejor la compra de un automóvil, mientras que en otros el arrendar automóviles de baja emisión puede ser la mejor opción, ya que esto podría reducir la carga fiscal tanto para el empleado como para el empleador. La frase “Opte por lo más eficaz” debe regir en la elección que haga.

¿Qué es lo que RRHH debe de hacer?

Monitorear las políticas de autos y movilidad afectará en que tan bien se manejan los costos de una empresa y navega hacia una nueva normalidad. RRHH y la gestión de flotas pueden usar los datos del Mercado para comprender las prácticas que impulsan el panorama de la movilidad y para la comparación de presupuestos en un país determinado. También deben estar atentos a los cambios en la legislación fiscal y/o las regulaciones generales, además de los cambios en las preferencias de los empleados. Revisen y modifiquen los programas actuales de automóviles y movilidad para asegurarse de estar al día con los requerimientos actuales del negocio.

Para obtener información sobre el tema en América Latina, comuníquese con Fabio Samizu.

Author

Global Lead for Company Car Benefits Surveys

Soluciones relacionadas

Contact Us